Side notes (1)

Retomar mi investigación sobre el bullying en la política educativa ha sido básicamente releer, corregir, detenerme en ciertas ideas. Un reencuentro con ciertos autores e ideas que me parecieron importantes de plasmar y la necesidad de poner mis palabras e ideas en el papel.

Uno de mis indicadores se trata de si los Estados están obligados a desarrollar lineamientos de políticas, protocolos y guías para la intervención y prevención del acoso escolar. No analizo las guías elaboradas por los Estados que he elegido para el estudio, sin embargo, hace unos días el Ministerio de Educación de Ecuador compartió el Protocolo para Prevención de la Violencia Sexual en el Sistema Educativo. Después de revisar esta ruta me pareció bastante clara y precisa en su objetivo. Entonces dudé. Hace años que leo estas guías, documentos técnicos, asisto a conferencias, este lenguaje es común para mí.

Esta lectura me dejó algunas preguntas: ¿los padres de familia y los docentes a quienes se dirige la guía la entienden? ¿las autoridades escolares, DECES y personal docente realmente la aplican? … un momento … ¿las familias leen las guías? ¿de qué sirve que el Estado cumpla con su función de publicar e informar a los ciudadanos lo que deben hacer en caso de que sus hijos o estudiantes estén involucrados en episodios de violencia, sean víctimas de abuso sexual o bullying, si no se leen estos lineamientos?

Pequeños experimentos sociales:

Voy a la red social y cuenta en la que estoy más activa y hago una encuesta sin meditarlo mucho. Me interesa que el tema tenga la mayor cantidad de respuestas posibles así que amplié a una semana la vigencia de la encuesta. Pensé que recibiría muchas respuestas y que sería compartida porque el tema es de interés general. Hace unas semanas se debatía sobre conflictos entre estudiantes y una pelea con graves consecuencias, seguramente van a contestar muchos usuarios, seguidores o no eso no importa.

Como es usual la realidad choca con las expectativas, recibí a penas 10 votos, seis de estos indicando que no leen las guías. Decepción, desconcierto, desesperanza. Me gustaría evitar toda esta negatividad, pero no es la primera vez que hago encuestas en twitter, he preguntado temas irrelevantes teniendo más respuestas y en menos de una hora.

Me encuentro en una transición a un perfil profesional en twitter, así que intenté preguntar en la “cuenta oficial” donde por el momento tengo menos followers que los dedos de una mano. Todavía no cierro la encuesta y a pesar de los pocos votos la tendencia en donde la mayoría no leen las guías se mantiene. Catorce votos no son motivo para generalizar, pero la respuesta me estremece.

Noticias tristes e interacciones en twitter:

*en el fondo suena Sia –the bully-*

Ayer la prensa ecuatoriana reportaba la muerte de una niña de once años en una escuela de Guayaquil, una víctima más del bullying. No sé qué pudo más si la indignación o la impotencia, fue algo muy feo de leer antes de ir a dormir, esta mañana con algo de objetividad compartí este tweet lo cual trajo un intercambio interesante con una mexicana quien se motivó a compartir su experiencia como víctima de acoso escolar hace 20 años, ella me contaba que hasta hoy recuerda lo que le hicieron sus compañeros y el malestar que le produjo cuando los adultos no le creían, cuando no hacían nada en la escuela para detener esta situación, cada vez que lo recuerda se estremece.

México es uno de mis casos de estudio así que pude informarle que en el Estado donde ella vive hay legislación y lineamientos para prevenir la violencia escolar y ella quedó interesada y agradecida, se comprometió en leer e informarse sobre estos.

En Ecuador, donde hace un par de años la campaña contra el acoso escolar fue el foco de atención, murió una niña después de ser agredida en su escuela. No existe legislación sobre el acoso escolar pero sí existen protocolos para actuar en estos casos. El problema está en que todavía no son visibles, en que no todos los adultos -docentes o padres de familia- diferencian entre agresiones y juegos sin control. La excusa del personal de la escuela es inaceptable, según ellos “era solo un juego” en el cual unos estudiantes ataron las manos y golpearon a una niña.

Para mayor información del caso este enlace y para el pronunciamiento del Ministerio de Educación aquí.

Ser docente

13558928_10157253351640347_1800490820905991980_o

Cuando estaba en el colegio odiaba a mis profesores, me caían mal en su mayoría, contaba los días para terminar el año y para graduarme. Tengo, por supuesto, mucha gratitud y lindos recuerdos de mis profesoras de inglés y mi profesora de biología. Terminé el colegio y lo último que pensé en ese entonces era en convertirme en docente, volver a las aulas y trabajar con chicos.

Dicen que la manzana no cae muy lejos del árbol, después de años de voluntariados, de participar activamente en la promoción de los derechos de los adolescentes, del cuidado del medio ambiente, la identidad cultural, la paz mundial; cuando terminé la carrera universitaria y me gradué de abogada, me descubrí considerando la posibilidad de volver a estudiar, cambiar de carrera y dedicar mi vida a la educación. La manzana no cayó muy lejos porque tengo tías y primos docentes, y obviamente la mejor maestra, mi madre (porque lo dicen sus alumnos, no porque sea mi mamá).

En este largo recorrido para formarme como profesora e investigadora educativa, un pequeño trayecto en realidad, debo confesar que mi primer posgrado me abrió los ojos, la mente y el corazón hacia la realidad del ser docente. Las clases me movían tantos recuerdos que salía llorando, recordando a profesores, aprendizajes, momentos de mi niñez y adolescencia. – Gracias a los buenos, los malos, a los que no me comprendieron, y a quienes me contuvieron, gracias a todos mis maestros-. Lo más relevante es que aprendí sobre la formación docente, el desarrollo profesional y lo crucial que es crear políticas educativas enfocadas en ellos para la mejora de la calidad educativa y el desarrollo de los sistemas educativos a la par de la sociedad y el mercado.

Ser docente no es fácil, es una profesión que te reta día a día; te sientes incomprendido a veces por tus alumnos, muchas veces por los padres y en la mayoría de veces por las autoridades educativas, hasta que un estudiante demuestra que ha comprendido o hace algo por sí solo después de varios intentos, se llena el corazón y te da fuerza para volver a intentar.

Ser docente es ver el futuro de tus estudiantes sin importar en qué contexto te desarrolles; la universidad o el instituto donde te hayas formado no te enseñan eso es algo que adquieres en la práctica, lo sientes. El profesor guía, espera, escucha y piensa en cómo transformar el presente desesperanzador de un estudiante. Hay muchos días malos, imperfectos, que no se acaban nunca; son muchos más los días buenos, la retroalimentación positiva de los chicos y el impacto que causa un docente en el día a día.

Me angustia cuando la sociedad se pone totalmente en contra de los docentes. No defiendo a los agresores, solo pienso que la furia e impotencia que sienten las familias y los ciudadanos cuando se conocen noticias de abuso y de agresiones por parte de los profesores debe limitarse a esos casos; que deben medirse las palabras y cuidar el lenguaje que se utiliza en estas discusiones.  Valga la aclaración, mi intención no es atentar a su libertad de expresión, simplemente se trata de que es realmente importante no generalizar al hablar de los docentes porque la construcción de la autoridad pedagógica, así como el respeto hacia los docentes y la escuela se ven afectados. No todos pueden llevarse el título del villano de novela, los malos elementos existen, pero no son todos.

Y no, ser docente no es convertirme en el enemigo de mi adolescencia, por lo contrario, es la oportunidad de hacer y ser una mejor versión del adulto en las aulas, del profesor que enseña, evalúa y disciplina.

A los oídos sordos

Tengo tanto que decir que no se por donde empezar; quiero escribir para quienes no quieren escuchar, ojalá que me lean quienes piensan que marchar en contra de una ley que busca proteger a los niños y adolescentes en este país está bien.

Me preocupa seriamente los fanáticos, los padres de oídos sordos, me preocupan los hijos de esos padres. Me da lastima la gente que piensa que si no tienes hijos no puedes opinar sobre la niñez y adolescencia, que por cierto, están muy equivocados.

No deseo ofenderlos, pero creo que ustedes los padres que promueven sus dogmas en contra del “Proyecto de Ley Orgánica Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia de Género Contra las Mujeres” son bastante ingenuos. Piensan que salir a las calles para que la Asamblea Nacional no sancione una ley hará que sus hijos vivan en un mundo de fantasía donde solo existen las palabras y “creencias” de sus padres. Además ustedes son muy egoístas, piensan solo en sus hijos, que viven en ciudades, zonas urbanas, que no asisten a instituciones educativas públicas, que no tienen que viajar por más de 3 horas para asistir a la escuela.

Viven en su burbuja por lo tanto consideran atentatorio un proyecto de ley que crea el marco normativo para que niños y adolescentes no sufran de abusos, violaciones, grooming; para que no sean víctimas de adultos o de sus pares en la búsqueda de su identidad sexual, entre tantos otros escenarios de agresión y peligro que acechan a la niñez y adolescencia en la actualidad.

Pensemos en el escenario de que ustedes ganan, de que volvemos al oscurantismo, que la Asamblea Nacional elimina toda alusión al género, a la identidad, a la educación sexual en las escuelas. Todavía existe algo llamado internet, y lo primero que van a buscar sus hijos son las respuestas que ustedes les niegan, y en lugar de que se hable de sexualidad en un ambiente de contención y tolerancia, ustedes han lanzado a sus hijos a encontrar respuestas en la vorágine de la Red, donde abunda la pornografía, los abusadores disfrazados de “amigos virtuales”, los captadores para redes de trata, encontrando respuestas a las inquietudes que no serán solventadas en un marco de “valores familiares”, enfermedades que no serán prevenidas o embarazos adolescentes que se producirán porque unos padres prefirieron ser ciegos, sordos y mudos.

Si ustedes me leen, es porque utilizan un dispositivo electrónico, celular, tableta o computadora, si me leen es porque utilizan una red social. Sus hijos – los chicos – también lo hacen o lo harán, en esta era donde se fusionan la educación y la tecnología es imposible que no lo hagan, en efecto, hasta son mejores y más veloces que ustedes al utilizarla. Seamos sinceros, que la educación sexual, la identidad de género, el acceso y uso de métodos anticonceptivos sean un tabú en el año 2017 es dramático.

La libertad de profesar la religión está garantizada por la Constitución Ecuatoriana, y quienes cuestionamos la postura y panfletos, la desinformación proporcionada por aquellos que promueven el “con mis hijos no te metas”, no les pedimos que dejen de ser creyentes, católicos, ni heterosexuales, monógamos, la fe no es el problema. El problema es que solo se enternezcan e indignen cuando quienes son víctimas de abuso sexual tienen menos de 10 años; el problema es que no les interese que chicos de 13, 14, 15 o más años, adolescentes que están construyendo su identidad y necesitan hablar sobre lo que ocurre con su cuerpo, que tal vez se sienten confundidos sobre su orientación sexual acudan a internet; sean abusados sexualmente por agresores que se hacen pasar por seres comprensivos que no les juzgarán como sus padres, por las adolescentes que se convertirán en madres a temprana edad aunque no lo deseaban.

La dignidad humana, la integridad de la persona, la vida de un ciudadano en un país democrático y de derechos no puede ser vulnerada para satisfacer la libertad religiosa de otro. Es absurdo confundir la religión con la prevención, las creencias son respetables, pero rezar un padre nuestro no evita el contagio de enfermedades, y una cadena de oración no hará menos dolorosa una violación. La fe y la espiritualidad deben tener su espacio en la vida de los individuos, sin embargo, no pueden ni deben tomar el espacio de la política pública ni de la ciencia.

La escuela, un territorio neutral.

Continuando con las publicaciones en relación al debate del Código de la Niñez y Adolescencia en Ecuador y la coparentalidad, he decidido dar respuesta a un comentario sobre un padre que fue a visitar a su hija a la escuela, y la madre hizo una queja formal ante el juez, esto se compartió en redes sociales, y noté que no existe una comprensión del rol de la escuela y su relación con los padres divorciados.

La escuela es una institución social que requiere una sana convivencia entre los miembros de su comunidad; parte de esa armonía se da por el respeto y cumplimiento de tiempos, rituales, actividades  y reglas.

La escuela en cuanto a territorio neutral, está pensado como espacio donde tanto padre como madre participan y se involucran en la educación y progreso de sus hijos. Las responsabilidades, los programas, las charlas, las reuniones con maestros y las entregas de calificaciones son parte del proceso escolar, por consiguiente corresponde a ambos atender estas cuestiones.

La relación que se establece entre la escuela y la familia se fundamenta en la necesidad de instrucción de los hijos. El espacio escolar no es lugar para visitas de padres y madres separados a sus hijos. Es un territorio que pertenece a los hijos, la institución educativa no está llamada a ser testigo a favor de la madre o del padre; la institución intercede por el alumno.

La educación constituye uno de los rubros más fuertes si es que eligen que sus hijos vayan a instituciones educativas particulares; hay que pagar matrícula, pensión, útiles escolares, uniformes. El progenitor que cubre todos esos gastos -en mi opinión esto también debe ser compartido- no tiene derecho a ir a la escuela a visitar a su hijo o hija cada vez que quiere, por el simple hecho de ser quien cubre con todos estos gastos.

Mariano Narodowski en su obra “Un Mundo sin Adultos” al analizar los vínculos filiales en relación a la desaparición de asimetrías entre adultos y niños, trae el concepto de “papá descartable” para describir a los padres divorciados, a quienes cumplen con una función netamente económica en la vida de los hijos.

“La idea de “papá descartable” se pone en juego sobre todo en situaciones de divorcio, un momento en que se le asigna al progenitor varón una función de mera provisión de “alimentos” para sus hijos y se le brinda la oportunidad de “visitar” o ser “visitado” por parte de ellos. La paternidad es representada en términos de una mera función financiera hasta el punto de que el “buen padre” divorciado es el que cumple correctamente con sus obligaciones financieras para la manutención de sus hijos. El que paga generosas cuotas alimentarias en tiempo y forma, y visita a sus hijos -entre divertido y enternecido- domingo por medio.”  Narodowski, Mariano. Un mundo sin adultos. DEBATE, 2016.

Hago esta relación entre “papá descartable” y la neutralidad de la escuela, porque mucho de este debate pasa por la falta de empatía que existe hacia los padres que quieren ocupar activamente este rol, y con la sociedad que se rehúsa a aceptar que existen mujeres que no quieren ocupar el rol de madre abnegada o que simplemente hacen daño a sus hijos al distanciarlos emocional y físicamente de sus padres por una ruptura no superada.

Pues bien, la realidad es que hay muchos “padres descartables” en cada escuela; en un sentido de justicia, si la autoridad educativa permitiera a un solo padre hacer visitas a sus hijos y al resto de padres no ésta cometería una injusticia.  Me parece que tampoco se debería crear un espacio en el horario escolar para las visitas de los padres a sus hijos en detrimento de la enseñanza de todos los alumnos, por la decisión de un juez o de la madre.

Señores, señoras, padres, madres, jueces, juezas, abogados y abogadas: la escuela muchas veces es el sitio seguro, el remanso de paz, el abrazo, la contención y la diversión de los niños que sufren y se encuentran afectados por la separación de sus padres o por ser parte de una familia ensamblada, o no contar con los progenitores en su cotidianidad. En la escuela se socializa y se aprende, no se recibe a papá o a mamá para su visita semanal, para eso está la casa y otros espacios públicos.

 

La foto y comentarios mencionados al inicio, vía @salimzaidan

DCsSJ2CXgAAc6Im

 

Corresponsabilidad

El debate de la tenencia compartida en Ecuador ha logrado que se ponga en marcha una nueva reforma al Código de la Niñez y Adolescencia. Inicio en el malestar de uno que otro padre manifestando su inconformidad e injusticia por la imposibilidad de ver a sus hijos y ser exigidos el pago de la pensión alimenticia; progreso con la unión de estos individuos, quienes lograron poner en la agenda pública temas como la inequidad en pagos y gastos relacionados a los hijos de hogares separados, la vulneración de los derechos de padres e hijos cuando se niegan las visitas infundadamente por parte de la madre y un sistema de justicia que incumple la Doctrina de la Protección Integral.

Se han visibilizado en medios y redes sociales varios problemas legales que requieren ser resueltos y legislados por la Asamblea Nacional, también se han visibilizado concepciones erróneas de los principios que establece la normativa sobre niñez y adolescencia en el país.

En la protección de la infancia y adolescencia, existe un principio aún más importante que el principio de interés superior del niño; efectivamente, en la doctrina de la protección integral, los principios se interrelacionan y no se superponen o anulan entre si,  sinembargo, la corresponsabilidad abarca al mundo adulto, sea Estado, sociedad civil, escuela, familia, progenitores, en su rol de cuidado y protección de la infancia y la adolescencia.

Actualmente lo que está en discusión es la corresponsabilidad de los progenitores, y es donde encontramos propuestas, concepciones que se desvían de la finalidad de incluir a la corresponsabilidad como principio que guía la protección de los derechos de los niños. Como María Dolores Miño hace entender en su entrevista en El Comercio, que la pensión de alimentos que perciben los cuidadores corresponde al principio aquí discutido.

En el Código de la Niñez y Adolescencia ecuatoriano vigente el art. 9 define a la función básica de la familia en los siguientes términos:

 “La ley reconoce y protege a la familia como el espacio natural y fundamental para el desarrollo integral del niño, niña y adolescente.

Corresponde prioritariamente al padre y a la madre, la responsabilidad compartida del respeto, protección y cuidado de los hijos y la promoción, respeto y exigibilidad de sus derechos.”

La responsabilidad compartida no se puede disolver ni monetizar. ¿Cuál es la excepción? cuando el progenitor vulnere los derechos e integridad del menor, cuando exista violencia intrafamiliar, cuando el progenitor se encuentra en interdicción civil.

La responsabilidad del progenitor pensionista no se limita al pago de una mensualidad,  su rol de padre no se activa durante las visitas y suspende al minuto siguiente en que el menor vuelve al hogar del progenitor que tiene la tenencia legal de este. Mas aún, ese aporte económico no constituye un salario ni compensación económica para el progenitor que ha sido otorgado la tenencia del menor.

La crianza de los niños y adolescentes no necesita un salario para reconocer las madrugadas, las malas noches, o el estar pendiente de las tareas escolares. La corresponsabilidad en la crianza de los hijos requiere que tanto padre como madre provean de espacios seguros con mínimas condiciones de salubridad para el desarrollo de los niños. Este principio significa límites, rutinas, el mismo trato en ambos hogares.

Es eliminar las exenciones a las reglas de la mamá – o del papá-, “porque como nunca te veo aquí puedes dormir más tarde, puedes levantarte más tarde, puedes no bañarte o comer todas las golosinas que se te antojan, yo te compro.” Corresponsabilidad es acordar las rutinas, los límites, las consecuencias, los temas negociables como los no negociables. Es que los padres independientemente de los problemas en su relación y que acarrearon la separación, entiendan que existe un vínculo sanguíneo entre ellos, vínculo que a su vez  acarrea derechos y obligaciones.

Si todavía no ha quedado claro que el principio de corresponsabilidad no es carta blanca a un salario impuesto por el juez a favor del progenitor que tiene la tenencia; la corresponsabilidad no tiene por fin únicamente a los hogares separados, ni protege únicamente a los los hijos de padres divorciados o solteros.

Hay un tema que no se discute, algo que no se visibiliza en esta pugna sobre quién tiene más derechos y menos obligaciones, o más obligaciones y menos derechos sobre los hijos. Se trata de la soledad en que viven los chicos. Esta situación afecta todo tipo de hogares, donde los adultos, ambos, todos trabajan sostenerlo económicamente y se ausentan de sus viviendas durante largas jornadas, incluidas las ausencias prolongadas sean o no para entretenimiento u obligaciones de los adultos responsables.

El estar solos en casa durante muchas horas después de clase y hasta que lleguen a casa es una realidad para muchos, otros tienen más suerte y pasan con sus abuelos o tíos, y los que cuentan con mejor suerte tienen actividades extracurriculares, salen más tarde de la escuela o van a clases de idiomas, deportes, música; no pasan en casa, tampoco pasan con sus padres. ¿Podría cambiar o mejorar esta situación en caso de aprobarse la tenencia compartida?

En la corresponsabilidad no hay un solo responsable, lo obvio, todos somos responsables. En la coparentalidad se debe recordar que los hijos son sujetos de derechos, no bienes divisibles; se trata de finalizar con el “yo tengo y tu das”, “yo cuido y tú mantienes”. Ambos engendran, ambos adoptan, ambos crean un hogar. La sociedad conyugal se disuelve, el vínculo sanguíneo no.

Es un tema polémico que toca la sensibilidad de las familias, la necesidad de legislar sobre la coparentalidad hace que el Estado traspase el límite entre lo público y lo privado, cuando el Estado se mete con las familias, incomoda.

La campaña presidencial 2017 y la educación (4)

La cuenta regresiva hacia el 2A avanza rápidamente, la educación sigue siendo la pseudo protagonista de esta segunda vuelta. Faltan pocos días para las elecciones y la campaña sucia no para.

El día domingo y el día de ayer se veían como  momentos cruciales de la campaña donde podríamos conocer más sobre las propuestas de los candidatos, supuestamente el domingo había un diálogo convocado por la Red de Maestros, este fue cancelado a última hora. Mientras que el debate organizado por iniciativa de la Cámara de Comercio de Guayaquil y con varias empresas que se adhirieron al mismo para ayer fue cancelado sobre la hora. Lenin canceló el primero, y no asistió al segundo.

Lo acontecido la semana pasada, especialmente durante el fin de semana parece un chiste:

  • Primer recuadro: Lasso acepta asistir al debate organizado por la “Red de Maestros”.
  • Segundo recuadro: La “Red de Maestros” pone trabas al debate. (Recomiendo leer a Martín Pallares sobre este punto).
  • Tercer recuadro: La “Red de Maestros” cancela el debate a último momento, aduce la culpa al equipo de Lasso con quienes acordaban los detalles del debate y obviamente a Guillermo Lasso por no cumplir con los requisitos indispensables impuestos el día viernes.
  • ¿Cómo se llama la obra? La cobardía del candidato oficialista es protagonista de la campaña, la educación no.

¿Qué hacer con esta Red de Maestros?

La organización de maestros oficialista que hizo campaña por el ex Ministro de Educación, Augusto Espinosa, que retomó las protestas en horas laborables apenas se oficializó que habría una segunda vuelta, la organización que dice llamarse un sindicato, que se regocija en la disolución de la UNE, que monopoliza a la representación de los docentes del sistema nacional de educación, demostró este fin de semana que no le interesa la educación sino que es un títere del oficialismo.

El requisito ineludible de última hora para participar en el debate consistía en una declaración juramentada ante Notario Público donde los candidatos afirmen que no han participado en actos de corrupción, no han obtenido beneficios por decisiones en sus funciones públicas o privadas, y no poseen patrimonio en paraísos fiscales.

Es por este requisito  que se canceló el debate, es por este requisito que se dejó de lado la participación de la comunidad educativa en un debate con los candidatos presidenciales. Sí, esos requisitos que nada tienen que ver con el Sistema Educativo y los planes de cada candidato para la educación ecuatoriana. Habiendo tanta tela por cortar en el ámbito educativo, siendo uno de los fines de un sindicato, la defensa de la educación, esta no estuvo presente. En el comunicado donde se cancela el debate prima la intención de hacer quedar mal al candidato Lasso y glorificar al inocente candidato Moreno. En ese comunicado, la educación, la agenda educativa nacional e internacional para garantizar el derecho a la educación no tienen lugar.

Anunciaron que un periodista internacional sería el moderador del debate, ¿con qué recursos organizó el debate y pagó al moderador? ¿Quién y cómo se financia este sindicato?

Un sindicato que realmente se interese por exponer  a los ciudadanos las intenciones de los candidatos no hubiera cancelado el debate, de hecho hubiera exigido que profundicen y motiven sus planes de gobierno en el área de la política educativa, que se conozcan posibles candidatos para ocupar el cargo de Ministro de Educación, la planificación educativa a largo plazo, el mejoramiento de la calidad educativa, la formación y los incentivos para los docentes.

Independientemente de quien gane el domingo, ¿existe una verdadera representación de los docentes ecuatorianos? ¿es legítima la existencia de esta organización que dice ser un sindicato? ¿cómo se benefician los docentes con la existencia de una Red que se inmiscuye en la política apoyando ciegamente al gobierno de turno, a los candidatos del oficialismo?

La política educativa para el próximo gobierno.

Si gana Lasso, habrá que velar porque se mantenga la gratuidad de la educación, se cumpla con el plan decenal de educación 2016-2025, los compromisos internacionales y el fortalecimiento de la formación docente. Que la educación superior no sea perjudicada y exista un órgano gestor que garantice la calidad, los derechos y obligaciones de estudiantes y docentes.

Si gana Lenin, habrá que velar porque se de apertura a otros tipos de educación, retomar la educación rural y mejorar su calidad. Pensar en la infraestructura educativa más allá de las UEM, reestructurar la gestión educativa para garantizar la eficiencia de los recursos. Exigir que se transfiera la totalidad del 6% PIB, asignación presupuestada en la Constitución 2008. Garantizar la libertad de cátedra, la libertad de expresión de los docentes.

En cualquiera de los dos escenarios, es importante contar con un verdadero sindicato docente, que vele por los intereses de los maestros, la educación ecuatoriana no se merece que cambien a Mery Zamora por Wilmer Santacruz ni cualquier otro caudillo.

Es hora de que la educación sea un tema de debate, que la sociedad y las familias participen y propongan sus ideales educativos en la mesa, es hora de tener conversaciones sinceras que eleven los estándares y construyan un norte de convivencia, de inclusión, de equidad en el sistema educativo.

Es tiempo de que la educación le importe a alguien y no sea un poco relevante y un poco revolucionaria o un poco libertaria en época de elecciones.

*Este post debería llamarse “¿A quién le importa la educación?”  y es el último de la serie “La campaña presidencial 2017 y la educación”.

La campaña presidencial 2017 y la educación (3)

En acontecimientos recientes y a dos semanas de las elecciones, la educación sigue siendo protagonista de la campaña electoral segunda vuelta.

  1. Feriado bancario vs. Feriado educativo

El diario oficialista, El Telégrafo,  publicó un artículo de Fander Falconí donde habla sobre “El Feriado Educativo” que causaría la elección de Lasso como presidente del Ecuador. La desinformación y confusión son el hilo que siguen todos aquellos que se encuentran del lado del oficialismo, sucede lo mismo con este artículo; Alianza País ve al Banco de Guayaquil hasta en la sopa.

El plan de gobierno de Lasso nada dice de financiar directamente a las escuelas privadas en lugar de dar cheques a los padres de familia. El voucher solo puede funcionar como un subsidio directo a los padres para su elección de escuela.  Ellos eligen a cuál escuela pagar  para que sus hijos asistan y reciban la educación que desean. La opción de subsidiar en parte a una escuela de gestión privada sigue estando vigente en Ecuador, no es creación de Lasso, las escuelas fiscomisionales cuya existencia está prevista en la Constitución y en la LOEI, son financiadas por los padres y por el Estado.

El padre pobre no tiene otra opción que la escuela pública, y eso si es que considera a la educación como un bien importante para su familia, de lo contrario, sus hijos simplemente no asistirían a la escuela o trabajarían (el trabajo infantil no ha sido erradicado en su totalidad en Ecuador, los niños en situación de calle es una problemática todavía visible, etc).

Las instituciones financieras, es decir los bancos, sí son parte de la gestión de los fondos y pagos de pensiones de las IE particulares, y no, un sistema de vouchers no significa engrandecer la cartera de clientes del Banco de Guayaquil directamente, ni es ese el propósito de implementar una política educativa de tal magnitud.

La educación siempre ha sido un bien sujeto a las leyes del mercado, no así, un derecho humano. La oferta educativa tiene relación con la demanda educativa, si no hay niños, adolescentes, jóvenes que educar, no son necesarios los maestros ni las escuelas. Si se amplía la cobertura educativa, es decir la oferta, es porque existen ciudadanos que requieren ser educados, es su derecho acceder a un servicio educativo gratuito, ellos constituyen la demanda de más y mejores escuelas, de más y mejores maestros.

El incremento o reducción de la matrícula en todo tipo de sostenimiento tiene varios motivos, uno de estos es el crecimiento o decrecimiento poblacional. Si hay menos niños, se cierran los grados y se despiden los maestros (reducción de la demanda); si es que hay más niños o adolescentes que educar, entonces hay que abrir más grados o crear más escuelas, contratar más maestros (incremento de la demanda); esa es la realidad ecuatoriana y latinoamericana; así funciona el mercado educativo, ya sea que corresponda a un modelo de Quasimonopolio educativo (sistema educativo ecuatoriano) o un modelo de Quasimercado.

En conclusión, si Lasso gana las elecciones del 2 de abril, la educación no volvería a ser considerada una mercancía, ésta siempre lo ha sido. Aducir que el feriado bancario, es decir la crisis causada por la iliquidez cambiaria en el sistema financiero ecuatoriano a fines de los 90s, es lo mismo que el estancamiento educativo es completamente errado. El supuesto “feriado educativo” del que habla Fander Falconí como un retorno a un pasado infame tampoco es posible, Ecuador tiene un Plan Decenal de Educación, el sistema educativo ecuatoriano ha sufrido una profunda reforma en la última década y de esto no se vuelve, el presente y el futuro son el único camino para la educación ecuatoriana, sin importar el gobierno de turno.

2. Lasso presenta a su delegado para el sector educativo

El candidato Lasso oficializa a León Roldós como su delegado para encargarse del ámbito educativo. Ahora ofrece “educación inclusiva y gratuita” y nos pone a la espera de un plan educativo a manos de Roldós. Lasso sigue sin entender que en primer lugar ya existe un Plan Decenal de Educación 2016 -2025 y que el Estado es parte de varios compromisos internacionales como lo son las metas educativas 2021, los objetivos de desarrollo sostenible, el Marco para la educación 2030, entre otros, la agenda educativa a largo y mediano plazo están marcadas.

Lo más importante, es que Lasso olvida que antes de realizar una nueva reforma educativa, hay que escuchar esas voces que se han mantenido en el anonimato, o silenciadas a la espera de un nuevo régimen de gobierno. Precisamente esta necesidad de escuchar otras voces es lo que motiva el cambio de gobierno, son estas voces las que le otorgarán el voto el 2 de abril.

3. El debate sobre la educación

Final y tardíamente la Red de Maestros convoca al debate sobre la educación. Esta semana a través de sus redes sociales, el gremio oficialista hizo públicas cartas dirigidas a los candidatos presidenciales donde los convoca a un diálogo sobre la educación – recordemos que Lenin no debate, solo acude a “diálogos” o monólogos con estructura de sabatina-.

tweet w. santacruz

Comparto la opinión de Milton Luna Tamayo representante del Contrato Social por la Educación, los cambios en educación deben reflejar las necesidades de la sociedad civil y la falta de debate impacta en la credibilidad de los candidatos.  Conocer a los equipos técnicos de los candidatos para cada ámbito de la política pública elevaría el debate y además dejaría un claro mensaje de la dirección que tomaría al gobernar el país el ganador de la contienda electoral en abril.